SANTISIMO NOMBRE DE MARIA

Noticias de valor

Por: Iraida Galván | 2018-09-13

El valor de ser católico

12 de septiembre- 

Cada 12 de septiembre la Iglesia celebra el Santísimo Nombre de la Madre de Dios que San Lucas señala en su Evangelio para veneración de todos los cristianos: “el nombre de la virgen era María” (Lc. 1, 27).

El hecho de que la Santísima Virgen lleve el nombre de María es el motivo de esta festividad, instituida con el objeto de que los fieles encomienden a Dios, a través de la intercesión de la Santa Madre, las necesidades de la iglesia, le den gracias por su omnipotente protección y sus innumerables beneficios, en especial los que reciben por las gracias y la mediación de la Virgen María. Por primera vez, se autorizó la celebración de esta fiesta en 1513, en la ciudad española de Cuenca; desde ahí se extendió por toda España y en 1683, el Papa Inocencio XI la admitió en la iglesia de occidente como una acción de gracias por el levantamiento del sitio a Viena y la derrota de los turcos por las fuerzas de Juan Sobieski, rey de Polonia.

ORACION

¡Madre de Dios y Madre mía María! Yo no soy digno de pronunciar tu nombre; pero tú que deseas y quieres mi salvación, me has de otorgar, aunque mi lengua no es pura, que pueda llamar en mi socorro tu santo y poderoso nombre, que es ayuda en la vida y salvación al morir. ¡Dulce Madre, María! haz que tu nombre, de hoy en adelante, sea la respiración de mi vida. No tardes, Señora, en auxiliarme cada vez que te llame. Pues en cada tentación que me combata, y en cualquier necesidad que experimente, quiero llamarte sin cesar; ¡María! Así espero hacerlo en la vida, y así, sobre todo, en la última hora, para alabar, siempre en el cielo tu nombre amado: “¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!” ¡Qué aliento, dulzura y confianza, qué ternura siento con sólo nombrarte y pensar en ti! Doy gracias a nuestro Señor y Dios, que nos ha dado para nuestro bien, este nombre tan dulce, tan amable y poderoso. Señora, no me contento

con sólo pronunciar tu nombre; quiero que tu amor me recuerde que debo llamarte a cada instante; y que pueda exclamar con san Anselmo: “¡Oh nombre de la Madre de Dios, tú eres el amor mío!” Amada María y amado Jesús mío, que vivan siempre en mi corazón y en el de todos, vuestros nombres salvadores. Que se olvide mi mente de cualquier otro nombre, para acordarme sólo y siempre, de invocar vuestros nombres adorados. Jesús, Redentor mío, y Madre mía María, cuando llegue la hora de dejar esta vida, concédeme entonces la gracia de deciros: “Os amo, Jesús y María; Jesús y María, os doy el corazón y el alma mía”.

 

 

 

13 de septiembre- SAN JUAN CRISOSTOMO- OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA

fue clérigo cristiano eminente, patriarca de Constantinopla. La Iglesia ortodoxa griega lo valora como uno de los más grandes teólogos y uno de los tres pilares de esa Iglesia, juntamente con Basilio el Grande y Gregorio Nacianceno.

Famoso por sus discursos públicos. Un siglo después de su muerte, Juan de Constantinopla recibió el título por el que se le conoce en la posteridad: Juan Crisóstomo. Término que proviene del griego, chrysóstomos, y significa ‘boca de oro’ (chrysós, 'oro', stoma, 'boca') en razón de su extraordinaria elocuencia que lo consagró como el máximo orador entre los Padres griegos.

ORACION

¡Oh doctor insigne, san Juan Crisóstomo!, tú que siempre alentaste con sabiduría la práctica de la justicia y de la caridad y que con tus elocuentes sermones predicaste con brillantez la Palabra Divina, ilumínanos con tu obras y palabras y fortalécenos en los momentos difíciles

con el ejemplo de tu invencible constancia. Obispo San Juan Crisóstomo tú que demostraste enorme fortaleza y valor ante las más duras pruebas a que fuiste sometido, que fuiste difamado, injustamente acusado, perseguido, agredido brutalmente y desterrado, concédenos le energía y el ánimo necesario para sobrellevar estos momentos difíciles llenos de amargura y desconsuelo, haz que no nos abandonen la fe y la esperanza, para que podamos continuar la lucha a pesar de las injusticias que nos rodean, para que, fortalecidos y ayudados con tu benéfica intercesión podamos salir victoriosos en:

(hacer la petición)

San Juan Crisóstomo, tú que fuiste sal de la tierra y luz del mundo, tú que difundiste con claridad las Enseñanzas, y con santa paciencia resististe en los infortunios defiéndenos a todos de la injusticia y el error, lleva nuestras suplicas a Dios Padre Todopoderoso y ruégale nos conceda lo que confiadamente solicitamos. San Juan Crisóstomo, pídele también que nos ayude a amar al prójimo, que nos de la gracia de asumir el Evangelio como camino, regla y vida en nuestro ser y actuar, y que nos bendiga con los dones y talentos necesarios para alcanzar la Gloria Celestial. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.



¡Comparte este evento con tus amigos!

EL VALOR DE SER CATÓLICO
La radio católica y los valores de México

Síguenos en nuestras redes sociales

Mándanos tu opinión a:
tuopinion@elvalordesercatolico.com

Estadísticas de visitas

Hoy: 1015

Ayer: 1035

Esta semana: 6965

Este mes: 31423

Total: 843253

Ventas de publicidad

(55) 2109 7611
iraida@elvalordesercatolico.com

¿TE INTERESA ANUNCIARTE?

Escríbenos para diseñar un plan de acuerdo a tus necesidades.