Canon Bíblico

Noticias de valor

Por: Laura De Luna | 2018-07-27

El valor de ser católico

Hemos escuchado en incontables ocasiones la frase “libros canónicos” y también “libros apócrifos”, utilizando de forma errónea tanto la palabra canon como apócrifo. Es por eso que vamos a precisar ambos y explicar muy brevemente la manera en que se determinó el canon bíblico.

            Comenzaremos por definir la palabra “Apócrifo”. Es una palabra de origen griego, de “apócryfon” que significa “oculto, escondido”. Por lo tanto, un libro apócrifo es todo escrito de autor desconocido. Refiriéndonos a libros apócrifos en contraposición a libros canónicos, en el terreno bíblico, podemos decir que los libros apócrifos son escritos de autor desconocido que, por el título o el argumento, presenta ciertas afinidades con los libros de la Sagrada Escritura y que en la antigüedad fue tenido por algunos como inspirado, pero que no ha sido recibido por la Iglesia en el Canon bíblico. Nuestros hermanos cristianos no católicos, al referirse a los libros canónicos y no canónicos lo hacen utilizando los términos epígrafos y apócrifos, siendo los primeros los libros que los cristianos católicos conocemos como libros apócrifos y llaman a los segundos, a los libros deuterocanónicos del Antiguo Testamento.

            Los libros apócrifos del Antiguo Testamento, es decir, lo que los protestantes llaman epígrafos, son libros que nos son de gran utilidad, pues son la literatura inter-testamentaria, es decir, libros escritos entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, que nos proporciona ideas religiosas muy claras, muchas de ellas de contenido histórico, del judaísmo en la época en que el cristianismo nació.  Los libros apócrifos del Nuevo Testamento, contienen doctrinas y opiniones de fieles y herejes de los primeros siglos de la Iglesia, transmitiéndonos hechos históricos que no existen en la literatura canónica, como por ejemplo, la persona y vida de María. Estos libros tratan de llenar algunas lagunas sobre la vida de Jesús y demás personajes importantes del Nuevo Testamento, satisfaciendo meramente una curiosidad religiosa.

            Vamos ahora con la palabra “Canon”. Esta palabra viene a su vez de una palabra griega que significa “medida, regla”. Ahora bien, como la Escritura es una regla de fe y de costumbres dada por Dios, es que se llegó a hablar de “Canon de las Escrituras”. Podemos entonces definir Canon bíblico como la colección de libros inspirados por Dios, recogidos por la Iglesia y considerados por ella como regla de verdad en virtud de su origen divino.

            En sentido activo, los libros canónicos son los libros de la Biblia en cuanto que sirven de regla de verdad y de costumbres. En sentido pasivo, son libros de la Escritura en cuanto que han sido recibidos y reconocidos por la Iglesia como inspirados por Dios.

            He señalado en un inicio que el término apócrifo ha sido mal empleado, tratando a la literatura no canónica como libros falsos, lo cual es inexacto. La literatura que no se encuentra dentro del canon bíblico no es considerada canónica más no falsa. Dentro del canon bíblico se encuentran aquellos libros que son inspirados por Dios. Todos aquellos libros cuya autoría es exclusiva del hombre, no quedó dentro de la lista de libros inspirados, por lo tanto, son libros no canónicos.

            El criterio para aceptar un libro dentro del canon bíblico es el siguiente:

1.- El solo criterio objetivo y adecuado para recibir los Libros Sagrados en el Canon es la revelación hecha por el Espíritu Santo a la Iglesia y que le ha sido transmitida por la Tradición Apostólica. 2.- Como criterios secundarios, podemos tener en cuenta los siguientes datos: En cuanto a la transmisión de los libros del Antiguo Testamento, es evidente que Jesús y los Apóstoles jugaron un papel de primera importancia por el uso normal y natural que de esos libros hicieron, por lo que no hubo duda alguna de ellos. Respecto a los libros del Nuevo Testamento, el haber sido escritos por los Apóstoles o por personajes de la generación apostólica fue el criterio principal de canonicidad, además del uso litúrgico antiguo y generalizado y la ortodoxia en la doctrina.



¡Comparte este evento con tus amigos!

EL VALOR DE SER CATÓLICO
La radio católica y los valores de México

Síguenos en nuestras redes sociales

Mándanos tu opinión a:
tuopinion@elvalordesercatolico.com

Estadísticas de visitas

Hoy: 998

Ayer: 1065

Esta semana: 7074

Este mes: 30345

Total: 838579

Ventas de publicidad

(55) 2109 7611
iraida@elvalordesercatolico.com

¿TE INTERESA ANUNCIARTE?

Escríbenos para diseñar un plan de acuerdo a tus necesidades.