RELÍQUIAS

Noticias de valor

Por: Laura De Luna | 2018-06-23

El valor de ser católico

Mucho hemos escuchado acerca de las reliquias, inclusive nos acercamos a venerarlas sin saber qué son. En ocasiones no sabemos si debemos venerarlas, rendirles culto, adorarlas, porque desconocemos totalmente qué son y para qué nos sirven. Es pertinente iniciar por su definición de acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua, que nos dice: “reliquia.Del lat. reliquiae.1. f. Residuo que queda de un todo. U. m. en pl. 2. f. Parte del cuerpo de un santo.3. f. Aquello que, por haber tocado el cuerpo de un santo, es digno de veneración.4. f. Vestigio de cosas pasadas.5. f. Persona muy vieja o cosa antigua. Ese coche es una reliquia.6. f. Objeto o prenda con valor sentimental, generalmente por haber pertenecido auna persona querida.7. f. Dolor o achaque habitual que resulta de una enfermedad o accidente.reliquia insigne1. f. Porción principal del cuerpo de un santo.”

            En términos religiosos son los restos de un santo o ciertos objetos que estuvieron en contacto con él. En el cristianismo, la veneración de estas reliquias está vinculada a las persecuciones que sufrieron los primeros cristianos cuando comenzó a desarrollarse esta religión. Diversos objetos vinculados a estos mártires se convirtieron en reliquias, siendo veneradas y custodiadas por los cristianos desde entonces.

            Desde el inicio del cristianismo, los primeros cristianos sufrieron grandes persecuciones, especialmente por parte del Imperio Romano. Así surgen los primeros mártires cristianos. El pueblo honró su memoria por su gran heroísmo al defender nuestra religión hasta con la vida propia y guardaban especial respeto hacia sus tumbas, objetos personales que fueron conservando en lugares especiales. A mediados del siglo IV se difundió la idea de que había sido encontrada la Cruz en la cual fue crucificado Jesucristo, pero esto no puede ser comprobado científicamente, sin embargo, se han distribuido en diferentes países pequeños trozos de la misma, guardando veneración a la Cruz. Sin embargo, ésta veneración ha causado mucha confusión y es por esto que a finales del siglo IV el Emperador Teodosio tuvo que intervenir ante los excesos que se estaban dando al atribuir carácter milagroso a cosas materiales, prohibiendo la profanación de restos mortales inclusive. A lo largo de la historia cristiana, los santos Padres han reflexionado acerca de la veneración de las reliquias y han dado pautas para evitar excesos y abusos. En ocasiones se ha prohibido su veneración, en otras el conservarlas en privado. A partir de la reforma protestante, toma especial relevancia éste tema, por lo que en el Concilio de Trento se trató con mucha atención éste tema y el de las imágenes sagradas, señalando lo siguiente: “…Manda el santo Concilio a todos los Obispos, y demás personas que tienen el cargo y obligación de enseñar, que instruyan con exactitud a los fieles ante todas cosas, sobre la intercesión e invocación de los santos, honor de las reliquias, y uso legítimo de las imágenes, según la costumbre de la Iglesia Católica y Apostólica, recibida desde los tiempos primitivos de la religión cristiana, y según el consentimiento de los santos Padres, y los decretos de los sagrados concilios; enseñándoles que los santos que reinan juntamente con Cristo, ruegan a Dios por los hombres; que es bueno y útil invocarlos humildemente, y recurrir a sus oraciones, intercesión, y auxilio para alcanzar de Dios los beneficios por Jesucristo su Hijo, nuestro Señor, que es sólo nuestro redentor y salvador; y que piensan impíamente los que niegan que se deben invocar a los santos que gozan en el cielo de eterna felicidad; o los que afirman que los santos no ruegan por los hombres; o que es idolatría invocarlos, para que rueguen por nosotros, aun por cada uno en particular; o que repugna a la palabra de Dios, y se opone al honor de Jesucristo, único mediador entre Dios y los hombres; o que es necedad suplicar verbal o mentalmente a los que reinan en el cielo”.

            En el Concilio Vaticano II, se tocó una vez más éste importante tema, expidiendo la Constitución Sacrosanctum Concilium Sobre la Sagrada Liturgia, en la que dice en su artículo 111 que  “De acuerdo con la tradición, la Iglesia rinde culto a los santos y venera sus imágenes y sus reliquias auténticas. Las fiestas de los santos proclaman las maravillas de Cristo en sus servidores y proponen ejemplos oportunos a la imitación de los fieles”

            El Catecismo de la Iglesia Católica confirma que los cristianos podemos venerar las reliquias como una forma de expresión de nuestra fe siempre que prolongue la vida litúrgica de la Iglesia, pero teniendo siempre en cuenta que la práctica de la religiosidad popular es únicamente una manera de conducirnos a la Sagrada Liturgia, por lo que debemos evitar desviar las devociones y nunca ponerlas por encima de la Liturgia.

 

 



¡Comparte este evento con tus amigos!

EL VALOR DE SER CATÓLICO
La radio católica y los valores de México

Síguenos en nuestras redes sociales

Mándanos tu opinión a:
tuopinion@elvalordesercatolico.com

Estadísticas de visitas

Hoy: 987

Ayer: 1058

Esta semana: 6723

Este mes: 31429

Total: 836021

Ventas de publicidad

(55) 2109 7611
iraida@elvalordesercatolico.com

¿TE INTERESA ANUNCIARTE?

Escríbenos para diseñar un plan de acuerdo a tus necesidades.