LA VENERACION DE LOS SANTOS

Noticias de valor

Por: Laura De Luna | 2018-06-18

El valor de ser católico

            La Iglesia es santa, así es como lo confesamos en el credo, pero muchas veces nos cuesta trabajo creer que cada uno de nosotros somos santos y no lo podemos aceptar pues nos creemos los más pecadores del mundo e inmerecedores del título de santo, reservando únicamente a las personas canonizadas ese nombre.  Al confesar que la Iglesia es santa, es necesario hacerlo conscientes de que todos los bautizados formamos el cuerpo de la Iglesia y es Cristo mismo quien nos encabeza. En la Iglesia estamos todos los hijos de Dios, canonizados o no. Dios Hijo entregó su cuerpo para santificar Su Iglesia, por lo que la Iglesia es el pueblo santo de Dios y sus miembros son llamados santos. Así lo dice el Catecismo de la Iglesia Católica en su artículo 823. Puedes consultar también Hechos de los Apóstoles 9,13 y 1Co 6,1; 16,1.

            Es en la comunión de la Iglesia donde sus miembros buscamos la santidad perfecta y todas las obras de la Iglesia se esfuerzan en conseguir la santificación de los hombres en Cristo y la glorificación de Dios. La plenitud de los medios de salvación está depositada en ella. Todos los cristianos de cualquier estado o condición, estamos llamados a la perfección de la santidad, cuyo modelo es el mismo Padre. Esa santidad que nos es dada en el Bautismo, donde somos hechos santos absolutamente todos los cristianos.

            El artículo 2045 del Catecismo de la Iglesia Católica dice que los cristianos, por ser miembros del Cuerpo, cuya Cabeza es Cristo, contribuimos a la edificación de la Iglesia mediante la constancia de sus convicciones y se desarrolla por la santidad de sus fieles, hasta que lleguemos al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud en Cristo.

            Ahora bien, la Iglesia reconoce en ciertos fieles que han practicado heroicamente las virtudes, especialmente la caridad, y han vivido en la fidelidad a la gracia de Dios, canonizándolos, es decir, dándoles ese reconocimiento con el único fin de que nos sirvan de ejemplo a todos los cristianos de que sí podemos vivir y lograr la perfección de la santidad, por eso son nuestro modelo a seguir y también se convierten en intercesores ante Dios por nosotros.  Son los santos quienes interceden entre el hombre y el único y verdadero mediador, Cristo Jesús.

            La veneración de los santos nos ayuda a mantenernos unidos en el camino de santidad, uniéndose toda la Iglesia en el Espíritu practicando el amor fraterno y la comunión que nos lleva a Cristo.

           



¡Comparte este evento con tus amigos!

EL VALOR DE SER CATÓLICO
La radio católica y los valores de México

Síguenos en nuestras redes sociales

Mándanos tu opinión a:
tuopinion@elvalordesercatolico.com

Estadísticas de visitas

Hoy: 1109

Ayer: 1067

Esta semana: 7585

Este mes: 29915

Total: 853688

Ventas de publicidad

(55) 2109 7611
iraida@elvalordesercatolico.com

¿TE INTERESA ANUNCIARTE?

Escríbenos para diseñar un plan de acuerdo a tus necesidades.