Jornada de Oración “Sanando el Vínculo Familiar”

En tu vida existe alguna enfermedad que te ata, con la que ya no puedes más?

Estás sufriendo de alguna pérdida? Tienes una crisis matrimonial? Con tus hijos? Sientes que ya hiciste todo y no logras sanar? Deja todo en manos de Dios, pon a sus pies todo aquello que te causa sufrimiento…tu tribulación!  Asiste a éstas jornadas de oración, donde durante la Santa Misa recibirás sanación y al terminar, ante el Santísimo expuesto, recibirás el descanso en el Espíritu que tanto necesitas.

Atrévete a ir y liberarte de todo lo que te está causando sufrimiento….

 

 

Estadísticas de visitas

796983
TodayToday184
YesterdayYesterday500
This_WeekThis_Week869
This_MonthThis_Month10195
All_DaysAll_Days796983

Lectura

*Lunes, 18 de Septiembre 2017*

La imaginación puede perturbarnos mucho en la oración porque nos lleva a todas partes y nos distrae. Pero no hay que luchar contra ella, porque es peor. Es mejor apartar dulcemente las imágenes interiores y dejarlas pasar, volviendo suavemente a la presencia del Señor. Pero también podemos pedirle al Espíritu Santo que sane y ordene nuestra imaginación para que nos ayude a orar. 

La imaginación es algo bueno y precioso si se la entregamos al Espíritu Santo. Entonces, podemos imaginar las manos de Jesús que acarician, o sus brazos que sostienen, o sus ojos que miran con serena ternura, o simplemente su rostro, su figura que nos invita a un abrazo, o a descansar a su lado. Estas son buenas maneras de introducirnos en su presencia. 

En ese encuentro, es posible que imaginemos que él abre su pecho y derrama en nosotros ese manantial de fuego que es el Espíritu Santo.Así, el Espíritu Santo puede ayudamos con su luz, para que aprendamos a utilizar nuestra imaginación con habilidad y creatividad, de manera que sea nuestra aliada en la oración, y no nuestra enemiga.

*Mons.*
*Víctor Manuel Fernández.*