El valor de ser católico

Contacto

Dirección:
Mëxico Distrito Federal México
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Teléfono: 5514-0093

Formulario de contacto

Enviar un correo electrónico. Todos los campos con un asterisco ('*') son obligatorios.
Información general:

¿Tienes algún tema que quieras escuchar o exponer?

Ponte en contacto con nosotros

Estaremos felices por escuchar tus inquietudes

Actualmente En línea

Hay 23 invitados y ningún miembro en línea

Estadísticas de visitas

796979
TodayToday180
YesterdayYesterday500
This_WeekThis_Week865
This_MonthThis_Month10191
All_DaysAll_Days796979

Lectura

*Lunes, 18 de Septiembre 2017*

La imaginación puede perturbarnos mucho en la oración porque nos lleva a todas partes y nos distrae. Pero no hay que luchar contra ella, porque es peor. Es mejor apartar dulcemente las imágenes interiores y dejarlas pasar, volviendo suavemente a la presencia del Señor. Pero también podemos pedirle al Espíritu Santo que sane y ordene nuestra imaginación para que nos ayude a orar. 

La imaginación es algo bueno y precioso si se la entregamos al Espíritu Santo. Entonces, podemos imaginar las manos de Jesús que acarician, o sus brazos que sostienen, o sus ojos que miran con serena ternura, o simplemente su rostro, su figura que nos invita a un abrazo, o a descansar a su lado. Estas son buenas maneras de introducirnos en su presencia. 

En ese encuentro, es posible que imaginemos que él abre su pecho y derrama en nosotros ese manantial de fuego que es el Espíritu Santo.Así, el Espíritu Santo puede ayudamos con su luz, para que aprendamos a utilizar nuestra imaginación con habilidad y creatividad, de manera que sea nuestra aliada en la oración, y no nuestra enemiga.

*Mons.*
*Víctor Manuel Fernández.*