CÁLIDO VIENTO DEL NORTE

Raúl Espinoza Aguilera

 

Pocos libros resultan tan apasionantes en su lectura como la última obra publicada por el conocido autor José Miguel Cejas -fallecido en fecha reciente-, titulada: Cálido Viento del Norte (Ed. Rialp, Madrid, 2016).

En su libro anterior, El Baile tras la Tormenta, el escritor recogió recuerdos y testimonios de personas en Lituania, Letonia, Estonia y de Rusia que habían sufrido persecución bajo el gobierno marxista-leninista de la extinta Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (U.R.S.S.) y todas las desastrosas consecuencias de ese régimen totalitario.

Y José Miguel Cejas comenta sobre este hecho histórico: “Sorprende que tantas novelas y películas evoquen las atrocidades del régimen nazi y tan pocas obras literarias y cinematográficas recuerden el infierno de los gulags” (campos de concentración soviéticos).

En este nuevo libro –que es como una continuación del anterior- ofrece también relatos de otros disidentes, pero ya no del Comunismo, sino del materialismo hedonista de los países occidentales.

Con este motivo se fue a investigar y a tener numerosas entrevistas con personas de países nórdicos, como: Finlandia (Helsinki y Oulu); en Tornio (Laponia); en algunas ciudades de Suecia como Estocolmo, Malmö, Gotemburgo, Vadstena, Upsala; en varias islas de Dinamarca; en ciudades de Noruega como Oslo y Stavanger; en Islandia… 

Son valientes testimonios de mujeres y hombres que se han rebelado contra lo que se considera “políticamente correcto” en sus respectivas sociedades y se han decidido a vivir con valentía y determinación sus propias convicciones, al margen de lo establecido.

El libro está lleno de historias de optimismo y esperanza. Sin duda, la acción del Espíritu Santo se palpa en cómo la fe en Jesucristo nace en corazones aparentemente indiferentes o “de hielo” y que en los últimos años han comenzado a experimentar un gran atractivo por conocer más sobre el mensaje del cristianismo. En muchos casos se han bautizado, ya practican la religión e incluso han surgido vocaciones al sacerdocio.

Eso explica el título del libro: Cálido Viento del Norte, haciendo referencia al resurgir de la fe en países donde apenas ha llegado la Evangelización. Y uno de los que brindan su testimonio es el profesionista laico de origen italiano Marco Pasinato, quien decide irse con su familia de misiones a estas gélidas tierras y afirma que Dios nos habla a través de los sucesos, por medio de la historia personal. Y lo que originalmente en su existencia parecía “una locura” en realidad era una fuerte y persistente inquietud que el Señor había puesto en su corazón por iniciar la aventura de evangelizar Europa Septentrional.

Por ello, el autor concluye en su introducción sobre el conjunto de testimonios recogidos: “Su disidencia es una denuncia, el anuncio de un tiempo nuevo y un viento cálido y vivificador que nos llega del Norte de Europa”.

Estadísticas de visitas

796984
TodayToday185
YesterdayYesterday500
This_WeekThis_Week870
This_MonthThis_Month10196
All_DaysAll_Days796984

Lectura

*Lunes, 18 de Septiembre 2017*

La imaginación puede perturbarnos mucho en la oración porque nos lleva a todas partes y nos distrae. Pero no hay que luchar contra ella, porque es peor. Es mejor apartar dulcemente las imágenes interiores y dejarlas pasar, volviendo suavemente a la presencia del Señor. Pero también podemos pedirle al Espíritu Santo que sane y ordene nuestra imaginación para que nos ayude a orar. 

La imaginación es algo bueno y precioso si se la entregamos al Espíritu Santo. Entonces, podemos imaginar las manos de Jesús que acarician, o sus brazos que sostienen, o sus ojos que miran con serena ternura, o simplemente su rostro, su figura que nos invita a un abrazo, o a descansar a su lado. Estas son buenas maneras de introducirnos en su presencia. 

En ese encuentro, es posible que imaginemos que él abre su pecho y derrama en nosotros ese manantial de fuego que es el Espíritu Santo.Así, el Espíritu Santo puede ayudamos con su luz, para que aprendamos a utilizar nuestra imaginación con habilidad y creatividad, de manera que sea nuestra aliada en la oración, y no nuestra enemiga.

*Mons.*
*Víctor Manuel Fernández.*